Envío GRATIS a España peninsular y Baleares a partir de 6 unidades

LOS FERNÁNDEZ DE LA RÚA

Fue amor a primera vista o eso nos gusta recordar (sobre todo a Luis). Era la primavera  del año 2003, una madrileña y un maño estudiando Erasmus en Suecia.

Casi una década después nacería Luisito, nuestro primer hijo (Spice Tom) y más tarde Eugenia (La Gran Tatita). Juntos formamos nuestra nueva familia, los Fernández de la Rúa o los de la Rúa Fernández.

Nos fuimos a vivir a Zaragoza para continuar con la empresa familiar (el hotel Sauce) y emprendimos la renovación de la cafetería del hotel con un nuevo proyecto: Mi HABITACIÓN Favorita.

Desde mediados del año 2013 hemos querido, despacio pero con constancia, formarnos de manera continua para sorprender con nuevos productos a nuestros clientes y amigos.

Luis sueña con tostar su propio café (una de sus pasiones) y Laura, después de 3 años de viajes y esfuerzos en familia para finalizar sus estudios en Le Cordon Bleu, abrir algún día su pastelería. 

En medio de esta aventura nació en las navidades del año 2015 la idea de cocinar nuestra mermelada para los desayunos del hotel. Casi dos años después y a fuego lento nace Mi MERMELADA Favorita.

Con los mismos valores y la misma filosofía del Hotel Sauce y de Mi HABITACIÓN Favorita hemos querido dar a cada mermelada su propia personalidad. Nos gusta llamarlas mermeladas de familia porque todas tienen un toque especial y un recuerdo a un protagonista de nuestras casas.

Creemos que tenemos la obligación de recordar que vivimos rodeados de pequeños héroes. No son héroes de los que aparecen en televisión o en la Wikipedia, son más cercanos. Héroes que emigraron en busca de un futuro mejor pero que nunca perdieron su sonrisa y buen humor, héroes del día a día que con 2 años llenan de una energía especial el salón de nuestras casas con sus peluches, héroes que se encargan de que nunca falte un dulce en una comida familiar, héroes que convierten en momentos mágicos su vuelta a casa después de sus largos viajes de trabajo, héroes llenos de vitalidad que saltan en el sofá del salón de manera incansable o cuidan a sus hijos con amor y entrega y también héroes cotidianos que buscan cumplir sus sueños con pasión.

Elaboramos nuestras mermeladas siguiendo sus principios de amor y honestidad porque no puede haber otro mejor homenaje. Esperemos que las disfrutéis, las regaléis y la compartáis con amigos y familiares, con vuestros héroes del día a día.

Un abrazo

Laura y Luis